El Revelado del Negativo Blanco y Negro

cristinaarcephotography_education_learning_photography

EL REVELADO DEL NEGATIVO FOTOGRAFICO BLANCO Y NEGRO – PASO A PASO

El proceso de revelado del film blanco y negro, es mucho más sencillo de lo que parece, si nos atenemos a los tiempos expresados por los fabricantes.

Este proceso consta de 4 o 5 etapas:

Revelado

Primeramente constituiremos el revelador que previamente hemos comprado, de la forma expresada en el envase. Algunos vienen en líquido concentrado, y otros en polvo. Yo recomiendo los que vienen en líquido, pues son mucho más fáciles de constituir, y apenas hay que agitarlos. Normalmente vienen preparados para constituir un litro de revelador.

Todo revelador tiene un número determinado de utilizaciones, que también viene expresado en el envase. Después debemos desecharlo.

Aparte de esto, debemos saber, que a medida que vamos reutilizándolo, el revelador va perdiendo su efectividad, debiendo de alargar los tiempos de revelado, o su temperatura. Como no voy a recomendar aquí ninguna marca en concreto, para no hacer publicidad, seguiremos escrupulosamente las pautas indicadas por el fabricante.

Otra cosa que debemos saber del revelador, y con esto nos metemos en harina, es que existen varios tipos de reveladores, atendiendo al grano de resolución. Al igual que las películas, disponemos de reveladores de grano fino, medio, y grueso, con lo que obtendremos negativos con poco, normal o mucho contraste respectivamente.

Una vez preparado el revelador, lo introduciremos con el embudo en la botella que tendremos etiquetada “Revelador de negativos”. Son recomendables las llamadas botellas “de fuelle”, disponibles en las tiendas especializadas, pues a medida que vamos consumiendo revelador, las vamos comprimiendo de forma que no quede aire dentro de la botella, pues el aire es el mayor enemigo del revelador. La botella también debe ser negra, pues la luz es otro gran enemigo del revelador, y si permanece largo tiempo en una botella transparente, se nos estropeará.

A continuación apagamos todas las luces y cerramos todas las ventanas, pues en la extracción del negativo de su chasis, no puede haber luz en absoluto. Debemos trabajar “a tientas”. Una vez que estemos a oscuras, extraemos la película del chasis (podemos practicar antes con un chasis vacío, para saber como abrirlo en total oscuridad).

El siguiente dibujo muestra el aspecto de un cilindro o tanque de los más utilizados para el revelado de negativos.

cristinaarce_revelado_negativos_quimicos

Después lo introduciremos en la espiral del cilindro revelador. Existen varios tipos de cilindros.

Los mejores son los que disponen de más de un “piso”, por si queremos revelar más de una película a la vez. Algunas espirales facilitan la introducción del negativo, con un juego de bolitas, como se muestra en el dibujo anterior, de forma que solo tenemos que moverlo hacia un lado y hacia otro para que el negativo vaya entrando (también es aconsejable hacerlo a plena luz al menos una vez antes con un negativo ya revelado, para saber el funcionamiento de las espirales). Si nuestro cilindro no dispone del sistema de bolas, podemos redondear con unas tijeras previamente las puntas de la película antes de comenzar a introducirla.

cristinaarce_espirales_revelado_negativos_blanco_negro

Una vez introducida la película en la espiral, pondremos el núcleo del cilindro con la película dentro de la carcasa exterior del mismo, y a continuación pondremos la tapa bien ajustada. Por fin podemos encender la luz.

Controlamos la temperatura del revelador con el termómetro, y ayudados por el embudo, lo vertemos a través del agujero situado en la parte superior del cilindro lo más rápido posible. Golpeamos levemente el cilindro sobre la meseta, con el fin de desprender de la película las posibles burbujas de aire que se hayan podido quedar adheridas a ella. En el momento en que el líquido revelador baña la película por completo, debemos poner el cronómetro en marcha. Debemos mantener la película en el baño revelador el tiempo exacto que nos diga el fabricante, para la temperatura que tiene el revelador.

Cuanto mayor sea la temperatura del baño, más rápido será el revelado. Es una pena que no podamos ver lo que sucede dentro del cilindro.

cristinaarce_proceso_tanque_revelado_negativo_fotografia

Un par de consejos:

Como el líquido revelador que está en contacto con la película enseguida se envejece, es conveniente cada medio minuto agitar la película dentro del baño, bien con un dispositivo que suele estar en la parte superior del cilindro dándole un par de vueltas, o inclinando el cilindro un par de veces.

Unos treinta segundos antes de finalizado el tiempo de revelado, debemos comenzar a extraer el revelador del tanque, pues el líquido continúa en contacto con la película de forma que sigue el tiempo de revelado.

Baño de paro

Inmediatamente después de extraído el revelador del cilindro, debemos bañar la película con agua, simplemente colocándolo bajo el agua, de forma que así interrumpimos el proceso de revelado. Este baño de paro debe tener una duración de entre 1 y 2 minutos.

Si luego utilizamos baño fijador rápido o fijador “ácido”, nos podemos saltar sin ningún miedo este baño de paro intermedio.

Fijado

Aunque la película esté revelada, aún no podemos exponerla a la luz, porque el bromuro de plata no iluminado, aún está en la película, y si la exponemos a la luz, todavía cumpliría su función, ennegreciéndose todo el negativo.

Para ello debemos de utilizar el baño fijador, que precisamente es lo que hace, fijar al celuloide las partículas de bromuro en la disposición que las tenemos.

El líquido fijador, ya lo debemos tener preparado y en su botella con anterioridad, para volcarlo en el cilindro inmediatamente después del revelado. También con este líquido debemos seguir las instrucciones del fabricante, en lo que respecta a su preparación, temperatura, y tiempos de fijado, aunque no de forma tan escrupulosa como con el revelador. Un tiempo de revelado en exceso de nuestra película, podría dar al traste con ella, mientras que excederse en uno o dos minutos de fijado, no supone prejuicio alguno.

Bien, como he dicho antes, se vierte el fijador en el cilindro, ayudándonos con el embudo, inmediatamente después de extraer el revelador. Lo dejamos actuar durante el tiempo establecido, en relación a su temperatura, agitándolo paulatinamente, como hicimos con el revelador.

cristinaarce_bano_de_paro_fijador_revelado_negativos_blanco_negro

A continuación devolvemos el líquido fijador a su botella, y pasamos a la fase de

Lavado

Aunque aquí ya podemos exponer la película a la luz, no es conveniente tocarla con los dedos, pues se quedan marcas no deseadas.

Pondremos el cilindro al chorro del grifo de agua corriente durante un tiempo entre 30 y 45 minutos, dependiendo de la temperatura del agua. Con el agua más fría alargaremos más el tiempo de lavado.

Solo después de este baño, sabremos que hemos eliminado de la película, todas las sustancias químicas que podrían atacar la conservación del negativo.

Secado

Es obvio pensar que no podremos trabajar con nuestros negativos hasta que no estén completamente secos. La forma de secarlos es muy rudimentaria. Simplemente lo colgamos por un extremo y ponemos algo en el otro que le haga de contrapeso, por ejemplo una pinza de la ropa. Debemos de hacerlo en un sitio que no haya polvo en el ambiente, pues se quedaría pegado a la película.

Otra forma de acelerar el proceso de secado, es utilizar un secador de pelo, pero cuidando de no calentar el celuloide en exceso, pues podemos fundir la emulsión fotográfica.

Nota: se me olvidó advertirte, amigo principiante, que tan solo unas gotas de fijador que nos caigan por descuido en el revelador, estropearán este definitivamente. No sucede así al contrario, pues unas gotas de revelador en el fijador, no lo dañan en absoluto.

Pues ya tenemos los negativos listos para positivar. ¿Ha sido bonito? La verdad es que a mi particularmente me encanta poder ver los fotogramas en la película, con la sensación de intimidad que me da el saber que hasta ahora yo solita he hecho todo el proceso.

cristinaarce_negativos_revelados_listos_para_ampliacion